De este punto volverá a partir Lacan para definir la experiencia analítica a partir del acto analítico. Para decirlo sin rodeos, ya que llego al fin de esta penúltima clase, “no hay acto sexual” significa que no hay acto que pueda tocar y permita formular la relación entre el hombre y la mujer.

Es decir que el acto sexual no permite verificar en el nivel del significante la relación entre el hombre y la mujer, y que a este respecto no constituye una prueba – ni siquiera la constituye el goce obtenido en el acto sexual. Decir que hay acto analítico es decir que en el análisis tampoco se puede verificar el acto sexual, pero sí la relación del sujeto con el resto de goce.

Jacques Alain Miller