En primer lugar, el paciente puede sentir que el terapeuta lo descuida y por eso no está contento; entonces Freud señala una emergencia de la transferencia negativa, aún cuando no emplee el término. En segundo lugar, el paciente demasiado habituado al médico pierde su independencia psíquica e incluso entra en una relación de dependencia sexual para con él. Y en tercer lugar, opera una transferencia social sobre la persona del terapeuta, ideas negativas, hostiles, que nacen del contenido mismo del análisis.

Jacques Alain Miller