“Yo no creo que esta concepción del delirio sea nueva en todas sus partes, pero lo cierto es que destaca un punto de vista que por lo corriente no es situado en el primer plano. Lo esencial en ella es la afirmación de que no sólo hay método en la locura, como ya lo discernió el poeta sino que esta también contiene un fragmento de verdad histórico vivencial {historisch};…”

Freud, S. Construcciones en el Análisis, 1937, (AE XXIII), pág. 268, 269.